logo


Ya son 4 ediciones que en Aladrén se ha celebrado el Ababol Festival, un festival rural de arte público, memoria y despoblación. ¿Por qué es importante para Aladrén y el Campo de Cariñena el Ababol Festival? Aladrén contra la despoblación rural gracias a este Festival.

Razones para luchar contra la despoblación rural

La despoblación es uno de los males del mundo rural. Lo vivimos a diario. Nuestros pueblos se despueblan, si no hacemos algo por evitarlo.

«La gente de aquí es humilde, trabajadora, acogedora, amable y afable. Es una comunidad muy cohesionada que es capaz de dejar los problemas fuera con tal de estar bien y sentirse como en casa» – Marta Blanco, alcaldesa de Aladrén.

Para atacar la despoblación, lo primero que hay que hacer es ver las causas de la despoblación, en este caso, en un municipio como Aladrén.

Democratizar espacios

Es importante que existan espacios públicos de uso comunitario para que las personas residentes puedan hacer uso de ellos cada día, en su día a día.

Por ejemplo, en Aladrén, existen el gimnasio, la ludoteca rehabilitada donde antes estaba el antiguo horno de pan, pista de deporte completa, y muchas más. Hasta un merendero para las celebraciones.

Ababol Festival

Pero, sin duda, uno de los mayores impulsos que ha tenido Aladrén estos últimos años es el Ababol Festival.

«El Festival nació con la idea de dar visibilidad a esta problemática porque es un tema que considero de vital importancia. Para mí es insostenible que todos vivamos en megaciudades. Políticamente es un tema con el que es fácil llenarse la boca, pero después no se hace nada de manera práctica. Este pueblo no tenía además patrimonio artístico, por lo que había que ponerse manos a la obra para que la gente viniera hasta aquí» – Marta Blanco.

La idea es convertirlo en un atractivo turístico de primer orden en la comarca del Campo de Cariñena, pero sin masificar el espacio, por que las infraestructuras para sostenerlo son limitadas.

arte-iv-ababolfestival-artistas-aladren

Vivir en el pueblo no es ser menos

Existe una imagineria colectiva en los pueblos despoblados de que vivir en un pueblo es menos que vivir en la ciudad, y no es así.

Vivir en un pueblo es sinónimo de calidad de vida.

«La gente mayor no ve que sea posible, pero realmente lo están experimentando. Han perdido esperanza, pero porque no son conscientes de lo que está ocurriendo y han vivido con la idea de que ser de pueblo significa ser menos. Hay que cambiar ese imaginario colectivo porque ahora ser de pueblo es mucho más que eso. Ahora elegimos vivir en el pueblo porque es sinónimo de calidad de vida». – Marta Blanco.

El Ababol Festival es un un espacio de convivencia entre el arte contemporáneo, la arquitectura, el entorno y sus habitantes. El Festival tiene una temática muy concreta, un propósito, y así ha sido estos años.

La idea es fomentar la cultura, memoria y luchar contra la despoblación. Gracias al Ababol Festival, Aladrén no solo está repoblando sus calles, sino que también consiguió el reconocimiento a «Mejor pueblo de Aragón» en 2017.

Llegar a la gente joven es la clave

Para repoblar un municipio, es esencial atraer a sus calles, a sus casas, a la gente joven.  

«Si la gente joven deja de venir, no habrá continuidad y por ello es de vital importancia cuidar con nuevas actividades y adaptaciones prácticas ese sentido de pertenencia porque la repoblación sí es posible y solo hay que saber verla e iniciarla». – Marta Blanco.