logo


Patrimonio de Encinacorba

Destaca la iglesia parroquial de Santa María junto con su torre-campanario de estilo mudéjar del siglo XVI, el arte mudéjar desborda toda su belleza en motivos decorativos que aparecen junto con arcos de medio punto ya de estilo renacentista, propios de residencias señoriales.

Junto con este edificio destacan su fuente realizada en sillar que aparece junto a una de las puertas que en origen sirvieron de entrada, en concreto la puerta sur.

Desde el Puerto de Paniza, desde el lugar conocido como Balcón de Encinacorba, se tiene una amplia visión de la Sierra de Algairén, zona natural que le da una belleza incomparable al entorno de esta localidad.

Talla de la Virgen del Mar

Se encuentra en el interior de la iglesia de Santa María. Siglo XIV. (Imagen de alabastro de la Virgen con el Niño, es una talla de 57 cm.). En su mano izquierda, porta un libro y en la derecha lleva al Niño. La Virgen aparece en contraposto, es una imagen de gran naturalidad y los paños de su vestimenta aparecen bien definidos. Tanto la Virgen como el Niño poseen corona. Hay cierta complicidad entre madre e hijo, aparecen mirándose a los ojos.

Fue precisamente, a uno de sus Comendadores, don Jorge de Sena, a quien debió Encinacorba la posesión de su preciada Imagen de Ntra. Sra. Del Mar, preciosa escultura tallada en ágata, cuya curiosa historia sería la siguiente: Parece ser que pocos años antes de que la isla de Rodas cayese en poder de los turcos , los cuales desalojaron a los Sanjuanistas en 1522- volvía de dicha isla hacia España el Comendador de Encinacorba en una pequeña nao, acompañado de otros caballeros de la Orden.

Durante su periplo mediterráneo aconteció que una gran tempestad puso al barco en grave aprieto, salvándose del naufragio merced a la protección de una imagen de la Virgen, que sobrenadando entre las tumultuosas olas lo condujo milagrosamente a puerto. Sorteada luego la imagen entre los viajeros por ella salvados, correspondió al de Encinacorba, que la llevó fervoroso a la capital de su Encomienda, donde se inició el más entusiasta culto. Colocada primeramente en el altar mayor de la iglesia parroquial de la villa, los devotos de Ntra Sra. Del Mar, advocación que recibió en memoria de su aparición- construyeron después una suntuosa capilla, que se convirtió en el polo de la atracción religiosa y mariana de los encinacorbenses.

Edificios de Tipo Aragonés (Siglo XVI – XVII)

Esta localidad posee edificios de tipo aragonés de estilo renacentista, en ladrillo con tres plantas, entrada bajo arco de medio punto dovelado, balcones en la planta noble y galerías de arco de medio punto bajo alero. Poseen heráldica.

 

 

 

 

 

 

 

 

Ermita de Santa Quiteria. (Siglo XVI)

Es obra del siglo XVI, de una nave cubierta con techumbre de madera con alfarjes del siglo XVI, de labor gótico tardío, con tres arcos diafragma apuntados, al exterior presenta una galería corrida con arcos abocinados de medio puntos sobre cornisa de ladrillo.

Por la Orden de 24 de septiembre de 2002, del Departamento de Cultura y Turismo del Gobierno de Aragón, se declaró Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés esta Ermita de Santa Quiteria de Encinacorba.

 

 

 

 

 

 

Fuente de Siglo XVI

Se trata de una fuente del siglo XVI, ubicada en frente del arco de la puerta que en origen fue de entrada, que se conoce con el nombre de Puerta de Santa Cruz.

Está realizada en sillería de piedra bien labrada, posee un templete y una inscripción en la que aparece el año de 1610 sobre el pilón, posterior a la realización de dicha fuente.

 

 

 

 

Iglesia de Santa María (Siglo XVI)

Se asienta sobre el antiguo castillo de los hospitalarios y del que sólo quedan restos de sus muros en la parte baja de la iglesia; es obra gótico- renacentista del siglo XVI, construida en ladrillo. Destaca en su exterior la galería aragonesa que remata el conjunto en arcos apuntados y bajo ella la faja ornamental a base de cruces de múltiples brazos formando rombos, que acentúan, juntamente con la torre y con la ornamentación de las yeserías caladas de los óculos, el carácter mudéjar del edificio.

La iglesia es de una sola nave, con el ábside poligonal de cinco lados, con capillas laterales en los lados rectos del presbiterio y con dos tramos en la nave, con capillas laterales. Presenta sacristías en la cabecera.

Todo va cubierto con bóvedas de crucería estrellada, como corresponde a la época. Esta fábrica original fue modificada en las capillas del lado izquierdo de la nave, que en número de tres, una para el tramo recto del presbiterio y dos más, una para cada tramo de la nave, son ya de estilo barroco, ampliadas en profundidad y cubierta con cúpula sobre pechinas, habiéndose comenzado estas obras de reforma de la iglesia en el año 1649, según ha documentado Carlos Lasierra, para la capilla de la Virgen del Mar. El coro bajo a los pies, que sustituyó a otro anterior en alto, pondría fin a estas obras de reforma, datando del año 1679.

Adosada a la iglesia aparece la torre- campanario, de planta cuadrada, se halla situada a los pies en el lado derecho de la iglesia y aprovechando para su parte inferior lo preexistente del castillo, que se caracteriza por su aparejo de mampostería con encintados de ladrillo, diferente al resto de la fábrica. Esta parte antigua de la torre tendría entrada en alto y vanos dobles en arco tumido, que aparecen cegados. Reutilizada en el conjunto religioso, se le dota de nuevo cuerpo de campanas, abovedado con cañón apuntado y con paso en alto a terraza.

Esta torre aparece a partir del siglo XV, porque adecuaron el fuerte torreón para campanario, dejando amplios ventanales coronados por arcos de herradura, a mediados de siglo, añadieron sólo con ladrillo, un segundo cuerpo al improvisado campanario, cegando los huecos del primero aunque dejando aspilleras, y asumiendo las campanas en ocho ventanales góticos, de una traza y ejecución insuperables.

Con austera decoración en el exterior de sus cuatro recios muros, con quebradas y calados.

Con sus trece metros de altura, la torre dominaba y protegía el complejo castillo-iglesia. Posteriormente, se construyó el último cuerpo de la torre, con mínima decoración, representada por dos sutiles calados; siete ventanales, idénticos a los del segundo cuerpo, que asumieron definitivamente las campanas. La torre por dentro terminó en simple bóveda gótica.

Se desconocen los tres remates -apoyos de la cruz, símbolo de templo cristiano- que debió tener la torre en sus diferentes épocas. El conocimiento hasta la primavera de 1995 era un templete afrancesado y dieciochesco.

Desde los cimientos hasta el remate actual -un capitel gótico de base octogonal y metálico- la torre ha tenido cinco maestros constructores: tres mudéjares y anónimos; el cuarto barroco y anónimo, y el quinto y último, don Regino Borobio, arquitecto y perito restaurador.

Por la Orden de 4 de julio de 2002, del Departamento de Cultura y Turismo del Gobierno de Aragón, se declaró Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés a esta Iglesia de Santa Maria de Encinacorba.

Bibliografía Consultada
BORRAS GUALIS, Gonzalo: Arte Mudéjar Aragonés. Ed. Guara, 1978.

Lienzo de San Francisco de Asís

Se encuentra en el interior de la Iglesia de Santa María. Siglo XVII
Se trata de una obra atribuida a Zurbarán, es la figura de cuerpo entero de San Francisco de Asís vestido con el sayal marrón propio de la orden de Hermanos Menores, sujeto a la cintura mediante el cordón franciscano, con los tres nudos símbolo de los tres votos a los que se somete el monje: pobreza, castidad y obediencia.

Porta una calavera en la mano, símbolo de la brevedad de la vida. Relacionado con el pensamiento y la vida mística del Santo y su unión con Dios. Representado en este caso con rostro joven barbado, con los ojos elevados al Altísimo, sin rastro de dolor.

Imagen de místico, en oración permanente, que refleja el pensamiento cristiano de la época promovido por la Contrarreforma en su afán de dar a conocer la vida de los Santos como ejemplo para los cristianos.

El lienzo con su marco de madera, forma parte de un conjunto mural a imitación de un retablo, con pilastras laterales, entablamento superior y otro lienzo con marco en el piso superior. Tanto el lienzo como las piezas de mazonería están repintados ocultando el dorado y policromía originales.

Puerta de Santa Cruz. Siglo XVI

Puerta que sirvió de entrada a la villa de Encinacorba, su arco es el único que se conserva de la muralla que existió, correspondiendo ésta a la puerta sur.

Es un arco de medio punto, realizado en ladrillo. Abre en dirección a la ermita de Santa Cruz, de ahí su nombre.

 

 

 

 

 

Fuente de la Amistad.

Se encuentra en la Sierra de Algairén.
Pequeña fuente que se encuentra en un bonito entorno, rodeada de unos frondosos pinos rodenos. Por el camino de la incarta con dirección Sierra de Algairén se cruzan las vías del tren Zaragoza – Valencia y se llega a la pista forestal del Rebollar, donde se coge otra pista que nos lleva al Collado de la Hoya, donde se encuentra la fuente.

Mirador de la Atalaya

Punto de 1237 metros de altitud en el que existe un pilón geodésico. Desde este lugar se obtienen unas magníficas vistas circulares.

Por el camino de la incarta, con dirección Sierra de Algairén, se cruzan las vías del tren Zaragoza- Valencia y se llega a la pista forestal del Rebollar, donde se coge otra pista que nos lleva al Collado de la Hoya. Una vez allá, se sube por un bosque abierto.